Cover

“Pasados apenas quince días del acuerdo de Bruselas (sobre el plan de rescate de la economía griega), Grecia está de nuevo en el ojo del huracán” escribe La Tribune. Al parecer, el origen del comportamiento alocado de los mercados serían los constantes rumores que han hecho subir la prima del riesgo de la deuda griega. Según estos rumores el déficit público de Grecia sería del 14% del PIB y no del 12,9%. Otro rumor: “Grecia ya no estaría interesada en la ayuda del FMI, considerada como demasiado exigente y buscaría financiar su economía con dólares más que con euros. Es decir, que estaría dispuesta a lanzarse en los brazos de los chinos”. Dos días antes de la llegada de una delegación técnica del FMI a Atenas, el 8 de abril, el primer ministro griego Georges Papandreu ha intentado tranquilizar los mercados, afirmando que su país no prescindirá de la ayuda financiera de Bruselas, siendo apoyado en sus declaraciones por el presidente del Consejo de la Unión Europea, Herman van Rompuy, quien ha denunciado los “rumores insidiosos” sobre Grecia. Sin embargo, el 7 de abril, varios diputados europeos no han dudado un instante en expresar serias dudas sobre la viabilidad del plan de rescate aprobado a finales de marzo en Bruselas, escribe La Tribune.