Cover

"Fiat se desdobla y empieza de cero", titula La Stampa, al día siguiente de que Luca Cordero di Montezemolo pasara el testigo a John Elkann y éste se convirtiera en líder de la mayor empresa italiana. Según el diario de Turín, el regreso de Fiatal seno de la familia Agnelli coincide con la presentación de un nuevo plan industrial que prevé la separación de la actividad automovilística del resto, así como nuevas alianzas globales. El economista Mario Deaglio estima que dichas alianzas responden a la perspectiva de un "mercado global, con un reducido número de fabricantes cuyo umbral de supervivencia se estima entre 6 y 7 millones de vehículos al año". Esta política está marcada por la reciente compra de Chrysler por parte de Fiat y el acuerdo entre Renault y Daimler. Ante el panorama sombrío, el plan es "contribuir en primer lugar a la puesta a punto de una nueva Italia económica que surgirá de la crisis actual", concluye entusiasta Deaglio.