El Consejo Constitucional francés acaba de censurar la parte represiva de la ley Hadopi de luta contra el pirateo en Internet. Según el tribunal de sabios, cortar el acceso a internet en caso de teledescarga ilegal es contrario a la Constitución, pues este medio de comunicación participa "en la vida democrática y la expresión de ideas y opiniones". Por tanto, "la libertad de acceso libre a estos medios de comunicación" no puede ser restringida más que por decisión judicial. Esta disposición surge en paralelo a la enmienda votada en el Parlamento europeo el 6 de mayo para proteger los derechos fundamentales de los internautas. "Es una bofetada al gobierno", comenta Le Figaro.