Cover

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ha dictaminado en primera instancia que la ley de 2004 sobre la reproducción médica asistida “contraviene el respeto de la intimidad y de la vida familiar”, en la medida en que no permite el diagnóstico genético preimplantacional, explica La Stampa, que confunde además en su titular de portada el Tribunal de Estrasburgo con el de la Unión Europea.

El Tribunal se ha manifestado respecto a un recurso que interpuso una pareja de italianos que padecían fibrosis quística y que deseaban recurrir a la fecundación in vitro para detectar de antemano si la enfermedad estaba en los embriones engendrados. El acceso a la procreación médica asistida se les había denegado porque su enfermedad no constaba dentro de la lista que contemplaba la ley italiana en relación al diagnóstico genético preimplantacional. Por lo tanto, a la pareja únicamente le cabían dos opciones: irse al extranjero o intentar un embarazo natural e interrumpirlo con un aborto terapéutico si el feto presentaba la enfermedad, cosa que ya habían hecho en una ocasión anterior. Una incoherencia que el Tribunal ha señalado. El Gobierno italiano ha anunciado que recurrirá este fallo.

En el diario de Turín, el jurista y antiguo miembro del Tribunal Vladimiro Zagrebelsky asegura que se ha tenido en cuenta que

la gran mayoría de los países europeos autoriza la procreación médica asistida con el fin de evitar enfermedades de transmisión genética (únicamente Italia, Austria y Suiza lo prohíben). Esta prohibición no es razonable en el seno del sistema legislativo italiano y resulta injustificada en el marco de la corriente que impera en Europa. Se ha impuesto sin razón sobre el derecho de la pareja a que se respete su elección en la vida personal y familiar. […] Es una cuestión en la que habría que dejar espacio para las elecciones personales (la de no renunciar a tener un hijo sano) y a la responsabilidad de los médicos de que hagan el mejor uso posible de la investigación y de los avances en el conocimiento y sobre las posibilidades humanas.

"El Tribunal no ha creído en la honestidad de los argumentos del Gobierno italiano sobre la eugenesia, la salud de la mujer y la conciencia de los médicos", comenta por su parte Gazeta Wyborcza en Varsovia. El periódico subraya que esta decisión afectará también a los proyectos de ley sobre la fecundación in vitro, que están en fase de preparación:

Ninguno de esos proyectos se ha enviado todavía al Sejm [Parlamento], estipulan que el método de fecundación in vitro sólo se puede utilizar para curar la infertilidad. Por lo tanto, excluyen la posibilidad de elegir a través de este tratamiento un embrión sano de personas fértiles que tienen razones legítimas para creer que su hijo podría sufrir una grave enfermedad genética. Sin embargo, aunque las sentencias del Tribunal incumben únicamente a los países implicados, establecen un estándar que todos los estados miembros del Consejo de Europa deben seguir [...] y esto significa que si Polonia aprobara una ley de fecundación asistida deberá tener en cuenta la decisión que ayer hizo pública el Tribunal.