Cover

"Así se mantendrá el euro estable", ése es el lema de Mario Draghi****que Die Zeit lleva en portada. En un artículo de opinión que publica el semanario alemán, el presidente del Banco Central Europeo trata de demostrar cómo puede "el BCE ayudar a la moneda única a salir de la crisis". Una argumentación que ha sido interpretada como una respuesta a las críticas que el Gobierno alemán y, especialmente, el Bundesbank han vertido contra su política.

Unos días después de que Der Spiegel publicase una entrevista al presidente del banco central alemán, Jens Wiedmann, en la que calificaba de “droga” que el BCE comprase bonos de los países más endeudados, Mario Draghi asegura que

el Banco Central Europeo hará cuanto sea necesario para mantener la estabilidad de los precios. Mantendrá su independencia. Y lo hará dentro del marco de acción contemplado en su mandato. Sin embargo, resulta relevante comprender que nuestro mandato nos exige que, a veces, vayamos más allá de las medidas político-monetarias ordinarias. […] En ocasiones, exige medidas extraordinarias. Tomar estas medidas, si llega el caso, es nuestra responsabilidad como banco central para toda la zona euro. […] Sería recomendable que se renovase la arquitectura de la zona euro, porque únicamente así se podrá alcanzar la prosperidad y garantizar la estabilidad a largo plazo, tanto para la zona monetaria en general como, más concretamente, para Alemania.

**Por su parte, "Merkel confirma que rechaza que el MEDE [Mecanismo Europeo de Estabilidad****] pueda tener licencia bancaria", anuncia el Frankfurter Allgemeine Zeitung. No obstante, en una entrevista concedida a Il Sole-24 Ore, el primer ministro italiano, Mario Monti, ha advertido a la canciller alemana de que corre el riesgo de "marcarse en propia puerta" si persiste en rechazar la licencia bancaria y la compra de bonos de los países en crisis. Una declaración que el FAZ tilda de "provocadora".

Pero Die Welt plantea** por qué debería Angela Merkel cambiar de opinión. El diario conservador refleja en portada que "el tratamiento anti-crisis de Merkel empieza a dar sus frutos". Un estudio de la Cámara de Comercio alemana señala que, de hecho, Portugal, España, Italia y Grecia "han podido aumentar sus exportaciones y [que] sus déficits comerciales se han reducido mucho".