¿Va a entrar Bulgaria en el espacio Schengen sin Rumanía, aunque el dosier de ambos países haya estado siempre ligado desde su adhesión a la UE en 2007? La pregunta se plantea tras las recientes declaraciones de dos responsables de la Comisión Europea.

"Estáis listos para Schengen", sintetiza el diario popular búlgaro Standart, tras la visita a Sofía del presidente de la Comisión Europea, el pasado 31 de agosto. José Manuel Durao Barroso declaró que “la cuestión de que Bulgaria se incorpore al espacio Schengen debería zanjarse a favor de los vecinos situados al sur [de Rumanía], puesto que cumplen los requisitos”, dando a entender que Bulgaria podría, en un futuro próximo, entrar a formar parte del espacio europeo de libre circulación.

El diario Monitor explica que

el Consejo de Ministros de Justicia e Interior, que se celebra en Bruselas el 20 y el 21 de septiembre, volverá a examinar la cuestión de la adhesión búlgara a Schengen. Según expertos búlgaros, Sofía recibirá el visto bueno para su adhesión, a pesar de las crecientes críticas a Rumanía. Hace un mes, el embajador de Países Bajos en Sofía, Karel Van Kesteren, se comprometió a que su país dejase de obstaculizar la incorporación de Bulgaria a Schengen.

Esta hipótesis parece cada vez más probable, puesto que, en una entrevista concedida al diario francés Le Monde, la comisaria de Justicia, Derechos Fundamentales y Ciudadanía, Viviane Reding, consideró que “el asunto esencial es saber si podemos confiar en el Estado de derecho rumano. […] A mí no me sorprendería que los Estados decidiesen no incorporar inmediatamente a Rumanía”.

Para el diario rumano Romania libera, resulta evidente que

Barroso ha transmitido claramente una señal para desligar los dos Estados, y Viviane Reding simplemente lo ha hecho explícito. Tras los ataques que la coalición de centroizquierda, que ocupa el poder, ha llevado a cabo contra el Estado de derecho, Rumanía ha perdido toda posibilidad de adherirse dentro de un plazo previsible al espacio Schengen. Este gran fracaso del Gobierno de Victor Ponta afectará sobre todo a los ciudadanos de a pie y a la libre circulación de la mano de obra rumana”. [Rumanía] sigue en una tierra de nadie sin calendario y sin ninguna perspectiva. Rumanía dice adiós a Schengen…