El 6 de septiembre la Comisión Europea inició una investigación sobre un posible incumplimiento de la legislación antidumping por parte de empresas chinas que supuestamente vendieron paneles solares por debajo de su precio de coste. Este gesto podría desencadenar una nueva guerra comercial con China, puesto que Pekín amenaza con tomar represalias con los vinos europeos y los materiales industriales.

Según The New York Times, este caso “acontece tras una serie de quiebras y de cierre de plantas de empresas europeas que fabricaban paneles solares. “La demanda interpuesta en Bruselas surgió de un consorcio de 20 fabricantes europeos, que representan un cuarto de la producción de paneles en la UE”, señala The Guardian, que citando a una fuente de la UE subraya que "esta es la demanda antidumping más importante que la Comisión Europea ha recibido hasta el momento".

El diario británico continúa

El año pasado, China, que representa dos tercios de la producción mundial, exportó paneles solares por valor de 21.000 millones de euros a la UE, alrededor del 80% de los paneles exportados. El mercado es inmenso. En muy pocos años, China se ha convertido en el mayor productor de paneles solares del mundo, mientras la UE es, con mucha diferencia, el mayor mercado para los productos chinos.

La investigación amenaza con ser extremadamente polémica y muy sensible en el ámbito político. El Gobierno alemán, que disfruta de una “relación especial” con China basada en el comercio y las exportaciones, recela de despertar la ira de Pekín, a pesar de que la demanda está liderada por empresas alemanas. […]

La Comisión ha decidido dictar un veredicto provisional para esta disputa, que podría suponer que se impongan aranceles temporales en productos chinos, y podría producirse incluso en junio de 2013. A partir de entonces, los Gobiernos de la UE tendrán que decidir cómo proceder tomando como referencia el veredicto final previsto para principios de diciembre de 2013.

Según informa The Guardian, Pekín ha llevado a cabo una dura campaña en contra de la investigación de Bruselas. El periódico oficial de Pekín en lengua inglesa, China Daily, advirtió de que China podría contraatacar imponiendo trabas comerciales a la UE si Bruselas decide seguir adelante con la investigación. Además, añade que

China expresó un "profundo pesar" por la decisión de la Comisión Europea […] aduciendo que eso dañará el desarrollo del sector de las energías limpias.