El proyecto de la Comisión Europea para luchar contra el terrorismo en internet debería reabrir el debate entre los partidarios de la seguridad y quienes defienden las libertades en medios digitales, escribe La Stampa, después de que la ONG European Digital Rights (Edri) publicase un documento confidencial del grupo de trabajo encargado de elaborar el conocido como proyecto CleanIT.

Este proyecto, según menciona el propio diario, pretende reducir el impacto o la utilización de la Red para fines terroristas:

Hace unos dos años, la Comisión Europea convocó una licitación por valor de 400.000 euros para el proyecto llamado Clean IT, que debería proporcionar a principios de 2013 una lista de principios y de comportamientos útiles para controlar y eliminar actividades terroristas en internet. La iniciativa se inició a instancias de los Países Bajos y obtuvo la adhesión de nueve países más: Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, España, Grecia, Hungría, Reino Unido y Rumanía. El resultado final no se encauzaría como una directiva, sino a través de pautas de conducta que podrían adoptarse bajo el título de “pacto de caballeros”.

Uno de los miembros del grupo de trabajo ha “comunicado” las conclusiones provisionales a Edri, que las ha publicado en su página web. La ONG acusa a CleanIT de haberse “desviado de los objetivos inicialmente enunciados, así como de las reglas más fundamentales que marcan la democracia europea y el Estado de derecho”. En particular, Edri denuncia que las proposiciones tratan de limitar el acceso de los internautas a sitios considerados como terroristas, a los de la creación de identidades ficticias en las redes sociales o a la introducción en los navegadores de un botón permanente que permita señalar los sitios web terroristas. Los responsables de CleanIT se han apresurado a explicar que las propuestas se encuentran en fase de debate, según recoge La Stampa.