Cuando se pregunta a los austriacos sobre sus valores, casi la mitad entre ellos se declaran descontentos de su régimen político. Uno de cada cinco desea un dirigente fuerte que no se preocupe del parlamento ni de las elecciones. El 6% incluso quieren una dictadura militar¡. Y como colofón, la mitad de la población enviaría los extranjeros a su país en caso de falta de empleo. "¿Dónde va Austria?", se pregunta Profil, déspués de la publicación del estudio, dirigido por un politólogo. "Resulta dramático". El semanario recuerda que una "ola de indignación se elevó en el país cuando se supo que el 20% de los profesores de islam no llevaban la democracia en el corazón y preferian el corán a la constitución en caso de duda". Creando controles reforzados para los profesores "se pensaba que se había controlado un peligro exterior. Pero ahí están las respuestas cuando se pregunta sobre lo mismo a los austriacos".