"Los presos liberados piden a la UE que no cambie su política con Cuba" titula el diario La Vanguardia. Nueve de los cincuenta y dos presos políticos cubanos liberados por el régimen castrista el 8 de julio han sido exilados hacia España, y "quieren que el Parlamento Europeo escuche de su propia voz cómo se vive realmente en Cuba antes de que los diputados revisen la Posición Común, vigente desde el año 1996", en la reunión prevista para el próximo mes de septiembre, explica el diario. Los disidentes quieren mostrar "cómo es la vida en Cuba, lo que demostrará que siguen sin respetarse los derechos humanos, uno de los puntos clave de la Posición Común".

"La mayoría de los presos políticos excarcelados consideran que su liberación no se puede entender como un muestra de respeto de los derechos humanos o de democratización de la isla, sino como un pequeño avance en el camino hacia el cambio", subraya La Vanguardia. Uno de los presos liberados, Normando Hernández, condenado a 25 años de prisión, estima por el contrario que la decisión del gobierno cubano sería una operación de "maquillaje" y que abandonar la Posición Común sería una "aberración", puesto que "los objetivos de esta no se han cumplido". Opinión contraria a la mantenida por el ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos, que a raíz de una reciente visita a la isla, afirmó que no hay "ninguna razón" para que la UE mantenga su Posición común respecto a Cuba.