"Obligad a los bancos a prestar o hacer frente a una 'década de miseria", titula el Irish Independent, tras la publicación de un informe por el Economic and Social Research Institute. El think-tank económico, liderado por John Fitzgerald, ha avisado de que si los bancos nacionales continúan negando el crédito a los negocios, el país tendrá que hacer frente a una "década de bajo crecimiento, alto desempleo y creciente deuda". Según Fitzgerald, "uno de los problemas es que parece que los bancos han perdido su vocación de prestar dinero real a la gente corriente. Quizá tengamos que adoptar la 'vía del foie-gras' con los bancos: llenarlos de dinero, y entonces matarlos y comérnoslos".

A pesar de la alarmante ausencia de dinero real en circulación en la economía, el informe justifica más recortes presupuestarios para aliviar a los mercados internacionales: "Los 7.500 millones de euros de reducción de los planes del gobierno para los próximos cinco años es el mínimo necesario", afirma Fitzgerald. Los cortes supondrán una pérdida de 40.000 puestos de trabajo en el sector público, señala el diario dublinés, añadiendo que el tipo de interés de los bonos a diez años del gobierno irlandés ha subido a un "enorme" 5,5 por ciento.

En un artículo menos optimista titulado "encabezando las quiebras bancarias", David McWilliams se pregunta por qué las tasas de interés de la deuda irlandesa están subiendo. La respuesta: porque el riesgo de un pinchazo está creciendo-así de simple. El economista argumenta que la deuda nacional, aumentada cada vez más por préstamos a bancos "zombies" y menores ingresos de los impuestos, "se encamina de forma inexorable hacia el 100% del PIB". Para evitar una espiral de deuda, la tasa de crecimiento debe ser mayor que la tasa de interés de la deuda. En todo caso, puesto que es probable que la tasa de crecimiento no alcance el 6% en una generación, el país está encerrado en una lógica global de subidas de impuestos y recortes.

"Pero cuanto más recortes y subidas de impuestos haya", predice sombriamente McWilliams, "más fracasarán los intentos para reducir la deuda y aumentar el crecimiento". Mientras tanto, en un movimiento surrealista, los bancos nacionales, "que de forma estúpida están intentando ahorrar", han anunciado una subida de los tipos de interés hipotecarios. "En una situación de creciente liquidez negativa, de creciente desempleo y crecientes impuestos, mayores pagos en los intereses mensuales darán lugar a más impagos". "Los mercados financieros están castigando a Irlanda simplemente porque "ven el camino libre hacia las quiebras bancarias".