Según informa Gazeta Wyborcza, la extrema derecha suiza pretende ampliar el país con la anexión de las regiones fronterizas alemanas, francesas, austriacas e italianas.La Unión Democrática del Centro (UDC) barajó la idea en junio, pero es ahora cuando ha presentado el borrador de una propuesta en la que plantea los cambios necesarios en la constitución para hacer posible la ampliación. Las regiones en cuestión son el estado alemán de Baden-Wurtemberg, los departamentos franceses de Alsacia, Saboya, Jura y Ain, las provincias italianas de Aosta, Como, Varese, Bolzano y la provincia austriaca de Vorarlberg.

Si se llevaran a cabo los planes de la UDC, la población de Suiza, actualmente 7 millones de habitantes, llegaría a los 17 millones y Stuttgart sería la ciudad de mayor tamaño. “Deberíamos facilitar la integración de estas regiones, que están sufriendo bajo el mandato de una clase política europea que no tiene ningún interés en ellas.Sus ciudadanos miran con envidia nuestro Estado de autogobierno y anhelan una democracia con rostro humano”, explican los políticos de la UDC.

Las autoridades suizas no han emitido ningún comentario sobre la propuesta, que ha hecho gracia en la embajada alemana en Berna. Al parecer, sus empleados se han estado preguntando en qué momento “empezarían los suizos a demandar el acceso al mar”.Pero su júbilo se esfumó al conocer los resultados de una encuesta realizada por el semanario suizo Weltwoche, según la cual el 63% de los casi 1.800 alemanes, italianos y austriacos encuestados y residentes en las regiones fronterizas, afirmaron que estaban a favor de unirse a Suiza. No es de extrañar, si se tiene en cuenta que los salarios en Suiza son mucho mayores que en Alemania, por ejemplo, y que los alemanes ya son mayoría entre los profesores de muchas universidades suizas.