“De nuevo hay problemas con los gastos de la Unión Europea”, titula Trouw. El 6 de noviembre, el Tribunal de Cuentas de la Unión Europea presentó el informe sobre la ejecución del presupuesto de la UE en 2011. La institución lamenta los “errores” que existen en los gastos, que representan 5.200 millones de euros sobre el total de 129.400 millones. Esto supone que el 3,9 % de los gastos no están justificados, frente al 3,7% del año anterior.

Los capítulos que se ven más afectados son concretamente los de gastos en desarrollo rural, medioambiente, la pesca y la sanidad. El diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung critica “el despilfarro de miles de millones de euros”, y recurre al ejemplo de Italia donde

Ciertas parcelas que habían sido registradas como “pastos permanentes”, para obtener fondos de la UE. Sin embargo, los comisarios de cuentas han comprobado que esas parcelas estaban “completa o parcialmente cubiertas de bosques".

Trouw explica que, en la mayoría de los casos, se trata “de errores de procedimientos como la ausencia de un buen proceso para licitaciones. Los casos fraudulentos son escasos”, pero aún así tienen lugar. Un agricultor español recibió una prima especial por 150 corderos. “Pero en un control se comprobó que no tenía ninguno”.

Mientras que el FAZ sigue siendo positivo, pues señala que la tasa de error se mantiene por debajo del 4% desde 2009, Trouw critica que el control de las instituciones sea “demasiado disperso”. El diario subraya también el problema de “la discusión del contribuyente neto”.

Cada país únicamente se preocupa por no pagar demasiado, sin prestar atención a qué se hace con el dinero. [...] Es importante, especialmente en tiempos de crisis, que cada euro sea bien empleado.