Cover

“Es usted un primer ministro corrupto y un especulador de la guerra”: con estas palabras del juez Turudiz el diario Jutarnji list anuncia la condena de Ivo Sanader a diez años de prisión por corrupción. La sentencia contra la persona que dirigió el Gobierno de 2003 a 2009, explica el diario,

constituye un precedente histórico. Finalmente, el Estado de derecho y la opinión pública están de acuerdo. El veredicto ha confirmado lo que todo el mundo sabía: que Croacia tenía un primer ministro y un poder corruptos, dispuestos a vender los intereses vitales del Estado por unos millones de euros. [...] La condena a prisión de Sanader debería representar el fin definitivo de un modelo de gangsterismo para gobernar el Estado. [...] Es una noticia positiva para la imagen de Croacia en el mundo, [ya que] la lucha contra la corrupción fue una de las principales condiciones que se impuso a Croacia para su adhesión a la UE.

El dirigente depuesto deja una herencia paradójica, añade Jutarnji list:

Limpió el partido HDZ [la Unión Democrática Croata, el partido que ha dirigido el país tras la independencia de 1991] de los adeptos de la extrema derecha. Volvió a tender puentes con la minoría serbia y dio la impresión de ser un hombre de Estado cultivado (habla con fluidez inglés, alemán, italiano y francés), que sabía lo que quería. Abrió las puertas de las negociaciones de la adhesión gracias a su determinación para cooperar estrechamente con el Tribunal de La Haya e incluso le ayudó a localizar al general Gotovina que se había dado a la fuga [y cuyo arresto era una de las condiciones para las negociaciones de adhesión a la UE. Gotovina fue absuelto el 16 de noviembre].

Sanader ha sido condenado por haber recibido diez millones de euros por parte de MOL, el consorcio húngaro de hidrocarburos, así como 500.000 euros del banco austriaco Hypo Group Alpe Adria. "La larga caída de Ivo Sanader" es la primera condena por corrupción de un exprimer ministro en Europa, comenta Die Presse. El diario vienés recuerda los numerosos escándalos del Hypo Group Alpe Adria, con gran presencia en los Balcanes en los años 90 antes de ser nacionalizado tras la crisis financiera de 2008, y destaca que el asunto supera las fronteras de Croacia:

Sanader desempeñaba una función clave. Pero no estaba solo. Si se comparan los supuestos fondos recibidos por Sanader con las sumas desaparecidas tras la nacionalización de la banca, son una minucia. [...] Para el periodista croata Predrad Lucic, debería haber condenas "de Múnich a Tesalónica. Ahora todo el mundo está contento por haber encontrado en Sanader el chivo expiatorio".