Cover

El asunto de las cuentas ocultas del antiguo líder populista, el difunto Jörg Haider, desvela la extensión de la corrupción en la política austriaca y "la impotencia de la justicia" para hacerle frente, tal y como titula Falter. La revista investiga los motivos de este fracaso y lo atribuye a un sistema judicial heredado de la monarquía: los seis procuradores anticorrupción (para todo el país) carecen de experiencia en economía, están mal remunerados y no cuentan con el apoyo de la clase política. A esto se añade la falta flagrante de fondos, al contrario que en Escocia, donde la justicia reutiliza el dinero sucio, el secreto absoluto del sumario que priva a los medios de comunicación de acceso a los expedientes en curso y las duras sanciones que castigan a las fuentes denunciantes internas.