Cover

Los países de la eurozona con bancos en dificultades financieras tendrán que sostener una buena parte de los futuros rescates si quieren recibir ayuda financiera de la UE, según una propuesta revelada por el diario económico. Según el plan, que circuló a finales del año pasado entre funcionarios del Eurogrupo, dichos países deberán invertir en bancos con problemas, en paralelo al fondo de rescate por 500.000 millones que aporta el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) o facilitar garantías a dicho fondo que cubran posibles pérdidas. Dicha propuesta contradice la recapitalización directa de los bancos, que aligeraría el coste de los rescates bancarios de la deuda pública.