“La tasa de fecundidad ha bajado en quince países –de 22 estudiados y comparables- entre los años 2008 y 2011”: la conclusión del Instituto de Demografía de Viena, reproducida por Le Figaro es indiscutible. La crisis europea golpea con fuerza la natalidad del Viejo Continente, principalmente en los países del sur de la zona euro.

La crisis europea tiene un impacto directo y más profundo en la natalidad, que cae en picado, en Grecia (1,43 hijos por mujer), Portugal (1,35), España (1,36) e Irlanda (2,05).

El diario francés alude al caso de Francia y de Alemania, dos excepciones en Europa, pero por razones diferentes. Incluso cuando la natalidad europea mostraba una marcada progresión en los tres años anteriores a la crisis,

Alemania no registró ninguna incremento. Francia también es un caso aparte, con una tasa que ha subido de 1,8 a 2 en diez años, a pesar de la crisis, gracias a una política familiar generosa.

El Instituto de Viena alerta sobre el riesgo planteado por la renovación generacional en Grecia, España y Portugal:

Un fenómeno inquietante se registra en Grecia, pues el número de abortos se incrementó en cerca de un 50% en 2011. En Portugal el número de nacimientos cayó en 2012 a 90.000, su punto más bajo en 60 años.

Por su parte, el corresponsal de Le Figaro en España concluye que

si no se da un cambio, el país puede perder más del 10% de su población en los próximos 40 años.