Cover

Mientras en Alemania se aviva el “debate Sarrazin” sobre la integración de los inmigrantes musulmanes, der Freitag se desmarca y apela a la integración de la clase media alta. Según este semanario berlinés, la sociedad no ha logrado integrar a la capa de población formada por la décima parte con más ingresos, que hoy constituye una sociedad paralela que se encierra en salas de estar de 65 m2 en los barrios nobles y en sus piscinas privadas. Los niños de los barrios altos crecen sin contacto alguno con la realidad social, según der Freitag, que señala: “los verdaderos detractores de la integración están allí. Los ciudadanos con salarios altos deben dar un paso”.