Cover

Bélgica está conmocionada tras la publicación, el 10 de septiembre, del informe finalde la comisiónpuesta en marcha por la Iglesia católica belga para esclarecer los casos de pedofilia ejecutados por curas católicos entre los años 1950 y 1980. Los testimonios de las víctimas, 475 "supervivientes", a los que hay que agregar 13 suicidios, son tan devastadores y los casos están tan distribuidos entre las congregaciones y los internados de Bélgica, que el autor del informe, el psiquiatra infantil independiente Peter Adriaenssens, lo ha calificado como el "Informe Dutroux de la Iglesia belga", y así lo ha titulado Le Soir. Este periódico denuncia la "tremenda culpabilidad de la Iglesia" y señala igualmente a "la sociedad belga que, en un momento de su historia, por la organización de su sistema de enseñanza, su débil protección a la infancia o por su sumisión a la autoridad religiosa, falló" en su responsabilidad para denunciar este tipo de episodios.