Una pequeña iniciativa se enfrenta a la nebulosa de grupos de interés que gravita en torno al Parlamento Europeo. Bajo el título “Ponedlo en la ley”, el Frankfurter Allgemeine Zeitung presenta el nuevo proyecto Lobbyplag, una plataforma participativa en línea, que examina en qué medida las grandes empresas de Internet han influenciado la nueva directiva sobre la protección de datos, que actualmente se negocia en los comités parlamentarios de Bruselas.

“Si se quiere, Lobbyplag es un servicio gratuito para todos los diputados que quieran saber de dónde vienen las enmiendas que van a introducir ellos mismos en la legislación”, escribe un tanto sarcástico Richard Gutjahr, co-promotor del proyecto en su blog.

Junto al ya conocido crítico de Facebook Max Schrems y cuatro voluntarios más, Gutjahr trabaja según el modelo de la iniciativa “Europa vs. Facebook”: comparan las proposiciones que los miembros de los grupos de presión han podido plantear ante los diputados con las enmiendas presentadas por estos últimos.

Las concordancias son, en parte, sorprendentes. Así, la asociación bancaria europea ha propuesto que se autorice a una empresa no solo a guardar los datos de sus clientes en función de sus “intereses legítimos”, sino también a transmitirlos a otras empresas. Esta propuesta se encuentra en “la enmienda 70”, presentada ante el comité del mercado interior. Lobbyplag precisa que la presentó la eurodiputada sueca Anne Hedh.

Respecto a este asunto, señala EUobserver, la ONG Transparencia Internacional ha subrayado que “numerosos eurodiputados copiaron y pegaron las enmiendas redactadas por los gigantes de Internet estadounidenses”, entre ellos la tienda de libros Amazon y el sitio de subastas Ebay, “directamente en el texto de la directiva sobre la protección de los datos personales”.