Cover

El primer ministro, Boiko Borissov, ha anunciado la dimisión de su Gobierno, el 20 de febrero. En una entrevista publicada la misma mañana, y en su primera aparición pública desde el comienzo de las manifestaciones contra la subida de precios de la electricidad, el 10 de febrero, aseguró sin embargo que no dimitiría.

“NO me voy a ir a causa de Serguei Stanichev y de Ahmed Dogan* (los líderes de los dos principales partidos de oposición). "Voy a combatirles hasta el final", aseguró Borissov. Pero finalmente ha tirado la toalla, afirmando que la visión de un "Parlamento sitiado" le resultaba "insoportable".

El anuncio en la víspera de la dimisión del ministro de Finanzas, el muy impopular Simeon Diankov, así como la promesa de revocar la licencia de distribución de la compañía eléctrica checa ČEZ, bajo una investigación judicial por no respeto a las condiciones de su contrato, no han resultado suficientes para contener la cólera popular.