Cover

“¿El presidente en el tribunal?”, se pregunta Mladá fronta Dnes. A tres días del fin de su mandato, el 7 de marzo, Vaclav Klaus ha sido objeto de una denuncia por alta traición efectuada por el Senado ante el Tribunal Constitucional. El Tribunal deberá juzgar al presidente para dictaminar si ha violado o no la Constitución.

Iniciada por senadores socialdemócratas (oposición), la denuncia fue aprobada por 38 senadores sobre 68. Se basa sobre una polémica amnistía anunciada por Klaus el 1 de enero. Esta decisión ha permitido la liberación de 7.400 detenidos, y, sobre todo, el bloqueo de numerosos procedimientos judiciales sobre importantes casos de criminalidad económica y corrupción.

Los senadores consideran igualmente que el presidente actuó contra la Constitución cuando retrasó la ratificación del tratado de Lisboa o cuando ignoró el veredicto del Tribunal Administrativo Supremo, negándose a nominar un juez durante cuatro años.

Incluso aunque existan "buenos argumentos contra la acusación – Klaus podría vender una imagen de mártir, lo que podría ayudarle aún más en su carrera política- es bueno que los senadores presionen al presidente para que asuma sus responsabilidades" considera Respekt. El semanario recuerda que  

varias veces, Klaus se ha comportado como un potentado absolutista que ha hecho de la Constitución un calendario del que hay que arrancar las páginas [...] La ha tratado de forma tan arbitraria que ahora necesitamos clarificar algunos puntos- por ejemplo en lo relativo a la amnistía o a la ratificación de tratados internacionales

Mladá Fronta Dnes, por su parte, considera la traición

como un ejemplo del aislamiento en el que Klaus forma sus opiniones. [...] El error cometido por Vaclav Klaus durante su segundo mandato presidencial es interesante, porque también amenaza a otros políticos: cada vez forma sus opiniones de forma más aislada [...] Veremos cómo su sucesor Milos Zeman hará frente a esta amenaza.