"Alemania quiere fortalecer la política exterior de la Unión Europea", explica Dziennik Gazeta Prawna, tras la propuesta de Berlín de conceder al Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE) más poderes sobre la Política Europea de Vecindad, la cooperación y el desarrollo para "asegurar una estrategia europea coherente, amplia e integrada de la acción exterior".

Actualmente, el control de estos ámbitos está en manos de dos comisarios europeos. La propuesta, que los ministros de Asuntos Exteriores de la UE debatirán el 22 de marzo en la cumbre de Dublín, ya ha sido aprobada por 13 países, entre los que se encuentran Suecia, España, Italia, los Países Bajos y Polonia. El diario afirma que, para Varsovia:

la propuesta alemana es positiva, ya que la política de vecindad con relación a los países mediterráneos fronterizos con la UE y con los seis Estados de la Asociación Oriental (Bielorrusia, Ucrania, Moldavia, Armenia, Azerbaiyán y Georgia) podría ganar peso. Fortalecer su estabilidad revierte en el interés de Polonia.

Sin embargo, es probable que dos países se opongan al plan alemán. Por un lado, Reino Unido, que "rechaza todo esfuerzo realizado en aras de una mayor integración", y por otro, Francia, que "mantiene su derecho a determinar su propia política exterior y que está lista para plantear su propia propuesta encaminada a mejorar el funcionamiento del SEAE".