Cover

El Reino Unido tan solo dispone de dos días de reservas de gas después de que las bajas temperaturas en el norte de Europa dispararan la demanda durante las pasadas semanas, aumentando en un 20%.

El país se apresura para proceder a importar gas de Europa y los expertos avisan de que si se producen problemas técnicos, el Reino Unido podría enfrentarse a grandes dificultades para asegurar el suministro.

"Gran Bretaña es más vulnerable que el resto de Europa a la escasez de gas porque históricamente ha dependiendo del Mar del Norte, donde la producción se está reduciendo. Cuando están al 100% de su capacidad, las reservas del país solamente pueden asegurar un suministro de 15 días, comparado con los más de 100 días de Francia y Alemania", explica el diario.