Los Estados miembros están “bajo la lupa” en el asunto del dinero destinado a los gitanos, escribe Evenimentul Zileien el marco de una conferenciasobre “la contribución de los fondos europeos a la integración de la población romaní”, organizada por la Comisión Europea en Bucarest y varias localidades rumanas. El comisario de Asuntos Sociales e Inclusión, el húngaro László Andor, la ha aprovechado para anunciar que el grupo de trabajo creado por el ejecutivo de Bruselas hace un mes para verificar el uso que hacen los Estados miembros de los fondos destinados a esta etnia presentará su informe el próximo mes de diciembre.

“Queremos saber dónde se han dejado de utilizar estos fondos”, precisa el comisario, y añade que “la primera estrategia europea para la integración de los gitanos, de seguimiento obligatorio para todos los Estados miembros”, será presentada en la primavera de 2011. La conferencia y la reflexión de Andor coinciden con la repatriación de alrededor de 1.000 romaníes de origen rumano y búlgaro por parte de Francia, algo que László Andor califica de “hecho lamentable”. El comisario ha subrayado también lo que ha llamado “la paradoja de Europa”: “En un continente rico, los jóvenes romaníes crecen en guetos urbanos o en pueblos aislados”.

Rumaní,a por ejemplo, ha recibido más de 30 millones de euros para la integración de los gitanos desde su adhesión a la UE, en 2007, explica Evenimentul Zilei. Sin duda algunas iniciativas se han llevado a buen puerto, pero “la descentralización administrativa ha puesto estos proyectos sobre la mesa de los alcaldes, que no han asignado el dinero como deberían”, constata el periódico.