Ahora que el Parlamento Europeo debe pronunciarse sobre la ampliación de 14 a 20 semanas de la duración mínima de la baja por maternidad en Europa, "se alzan voces en contra de la propuesta", destaca el Dagens Nyheter. Según el diario sueco, la medidano goza de un apoyo unánime en la Unión, ya que "es algo que cuesta mucho dinero, no conviene a todos los países y para las jóvenes resultaría más difícil encontrar trabajo". Es cierto que los costes serían elevados, reconoce el diario, "pero ¿qué será de Europa si no se pueden conciliar los hijos y el trabajo?". "La mayoría de los partidos que se oponen a la baja por maternidad común también pretenden cerrar aún más las fronteras de Europa. Pero Europa necesita tanto niños como inmigrantes". Por ello "es razonable contar con ciertas reglas comunes sobre el mercado laboral", del que forma parte la baja por maternidad, aunque, tal y como señala Dagens Nyheter, "la propuesta actual es demasiado detallada: bastaría con un mínimo de reglas claras. Contar con demasiadas reglas complicadas tan sólo sirve para que las utilicen a su favor los populistas".