El “Dalligate” podría zanjarse sin que nunca se llegue a saber la verdad, tras haber supuesto un escándalo para la Comisión. El Parlamento Europeo ha renunciado a crear una comisión de investigación sobre la destitución del comisario de Salud John Dalli, sospechoso de haber incurrido en un conflicto de intereses el pasado mes de octubre, según informa Mediapart.

El 11 de abril los principales partidos del Parlamento Europeo, el PPE (derecha), los socialistas y los demócratas y liberales, tomaron la decisión de dar carpetazo a una comisión de investigación que debía también poner en evidencia las malas prácticas institucionales en materia de grupos de presión. Esta medida despierta incomprensión en muchos eurodiputados, especialmente entre los Verdes, que fueron quienes realizaron la propuesta. Algunos sospechan que la Comisión, que se niega a publicar el informe de la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude, OLAF, sobre el asunto, y el Parlamento quieren “enterrar el asunto”. Según Mediapart:

el PPE hará lo que sea para defender a su campeón, [el presidente de la Comisión] José Manuel Barroso, mientras que los socialistas apoyarán cueste lo que cueste a Giovanni Kessler, el polémico presidente de la Olaf, exdiputado italiano, y miembro del Partido Demócrata (de centroizquierda). Los dos grandes partidos tendrían por tanto un interés común: que se olvide el escándalo y pasar página. [...] Mientras tanto, el rechazo de esta “comisión especial” puede que sorprenda a más de uno, dado que el asunto no ha hecho más que complicarse desde hace seis meses y las defensas de uno y otro bando se debilitan y resultan contradictorias.