Cover

En la noche del 29 de marzo, una escuadrilla de la aviación rusa formada por dos bombarderos estratégico y cuatro cazas, que salieron de San Petersburgo, efectuaron ataques ficticios sobre objetivos militares situados en la región de Estocolomo y en el sur de Suecia, antes de volver a su base.

La OTAN ha reaccionado desplazando a dos aviones interceptores daneses con base en Lituania.

Svenska Dagbladet indica que, a pesar de que Moscú avisó a Estocolmo de su intención de llevar a cabo las maniobras durante Semana Santa, la aviación sueca no estaba en estado de alerta dicho día.

Sin embargo, el pasado 15 de enero, el ministro de Defensa, Karin Enström, declaró que "el objetivo de la política [sueca] de crisis, seguridad y defensa es estar en estado de alerta 24 horas sobre 24, en caso de que se produzca algún hecho imprevisible".