Cover

En una entrevista a la televisión nacional de Bosnia-Herzegovina, el presidente serbio Tomislav Nikolic presentó sus excusas por la masacre de Srebrenica en julio de 1995.

"Fue un crimen horrible cometido por miembros de mi pueblo. Y querría que todos ellos fueran castigados", declaró el jefe del Estado, que desató la polémica en 2012, asegurando que no hubo genocidio en Srebrenica.

Alrededor de 8000 hombres del enclave musulmán, que había sido puesto bajo protección de la ONU, fueron asesinados por las fuerzas serbias de Bosnia. Una masacre reconocida como genocidio por la ONU.