Cover

"Berlusconi ataca a los gays", titula La Repubblica. Sujeto a un riguroso examen nacional e internacional tras las revelaciones sobre su amiga menor de edad, el primer ministro italiano se ha metido en aguas aún más turbulentas con una de sus bromas: "es mejor ser apasionado de las mujeres bellas que homosexual". En medio de las protestas de asociaciones homosexuales, otra señorita de compañía implicada en una investigación por tráfico de drogas ha dicho a los fiscales que mantuvo sexo con Berlusconi a cambio de dinero. Alega queel primer ministro la invitó a una fiesta en su villa en la que se les ofreció droga y dinero a ella y a otras chicas y en la que se dieron un baño de hidromasaje con el anfitrión. Mientras los asesores del primer ministro niegan estos hechos, Berlusconi amenaza con hacer más estricta su ley anti-escuchas, con cierres de hasta 30 días para los medios que sean declarados culpables.