El NRC Handelsblad se plantea si las tasas sobre la importación de paneles solares chinos que la UE prevé poner en marcha conseguirán su objetivo, porque “los paneles solares chinos suponen mucho dinero para Europa”. De hecho, en País Bajos, el sector energético solar tiene “un crecimiento espectacular”, a pesar de la crisis económica. El diario explica que:

los empresarios y las empresas de instalaciones electrotécnicas, que han sufrido mucho la crisis de la construcción, se han volcado en masa en la instalación de paneles solares. Gracias al material chino, consiguen mantenerse a flote. Y no necesitan una tasa europea que encarezca los paneles [...]. La AFASE[la organización que defiende los intereses de las empresas solares europeas] teme que las tasas supongan eliminar 242.000 empleos en toda Europa. Este número, sin embargo, se contradice totalmente con el que esgrimen los defensores de las tasas, como el fabricante alemán de paneles solares SolarWorld.

El NRC Handelsblad concreta que la Comisión Europea decidirá a finales de mayo si las tasas se pondrán en marcha. Si es el caso, entrarán en vigor a principios de junio, pero no serán definitivas hasta diciembre. La tasa podría tener un efecto retroactivo hasta el 6 de marzo de 2013.