Cover

El 20 de mayo, por segunda noche consecutiva, han tenido lugar disturbios en Husby, un barrio de la periferia de Estocolmo poblado mayoritariamente por inmigrantes. Varios coches fueron incendiados y las fuerzas del orden fueron atacadas a pedradas por bandas de jóvenes enmascarados.

Estos disturbios tienen lugar tras la muerte, el 13 de mayo, de un hombre de 69 años muerto por la policía, a la que había amenazado. Pero la segregación y el paro son también las causas de los hechos, estima Dagens Nyheter.

La policía además ha sido acusada de utilizar un lenguaje racista hacia los habitantes del barrio. "Nos han tratado como 'negros' y 'monos' ", lamenta Rami Al-Jamisi, portavoz de la asociación Megafonen [Megáfono], que trabaja con jóvenes de la periferia de Estocolmo.