Cover

El 29 de mayo, la Comisión Europea cancelará el procedimiento por déficit excesivo lanzado contra Italia en 2009, incluso aunque el déficit no esté por debajo del 3% del PIB exigido.

Bruselas ha optado por aceptar la demanda del Gobierno porque "rechazar a Italia habría sido un error político", manifestó una fuente interna a La Stampa, añadiendo que Roma se beneficia de la "actual corriente de flexibilidad general que experimenta la UE".

El Gobierno puede ahora usar hasta 12.000 millones de euros del presupuesto nacional para estimular el crecimiento y el empleo, pero tendrá que satisfacer las demandas de la Comisión en pos de una mayor flexibilidad en el mercado laboral, una menor burocracia y una actitud más dinámica en el sector público.

El primer ministro Enrico Letta subrayó que estas buenas novedades no harán olvidar las preocupaciones sobre la complicada situación financiera del país, pues se espera que la deuda pública alcance el 132,2% del PIB en 2014.