Cover

El primer ministro David Cameron está sometido a creciente presión después de que se haya conocido que visitó los cuarteles del servicio de inteligencia MI5 el día posterior al asesinato del soldado Lee Rigby en Londres el 22 de mayo, para felicitar a los espías de su trabajo contra el terrorismo, a pesar de los crecientes informesde los errores del MI5.

Funcionarios keniatas han manifestado que uno de los asesinos sospechosos fue detenido hace dos años con un grupo de presuntos terroristas que intentaban viajar a Somalia para unirse al grupo terrorista Al-Shabab. Pero cuando Kenia informó a los funcionarios británicos, no trataran el asunto con la suficiente seriedad.

Cameron también ha sido criticado por continuar sus vacaciones en España "tras la peor atrocidad terrorista en suelo británico" desde los ataques con bomba en el metro de Londres en 2005, escribe The Daily Telegraph. El diario muestra fotos de Cameron y su mujer, Samantha, de vacaciones en Ibiza, al lado de imágenes de la familia de Rigby visitando el lugar del crimen.