Cover

La mayoría de los diputados de Países Bajos pidió el 4 de junio que se crease una comisión de investigación sobre la debacle técnica y comercial del tren de alta velocidad Fyra, después de que la compañía de ferrocarriles neerlandesa NS anunciase, la víspera, que rescindía el contrato con el fabricante de trenes, el italiano AnsaldoBreda. Cada tren tenía un coste de cerca de 20 millones de euros.

El 4 de junio la empresa de ferrocarriles belga (SNCB), que anuló su pedido de tres trenes, “exigió una investigación penal”, recoge el diario. Acusan a AnsaldoBreda de haber violado las reglas en materia de licitaciones. La empresa italiana niega dichas acusaciones.