Cover

Tras violentos combates entre los rebeldes y las tropas sirias cerca de la frontera israelí, Austria ha decidido retirar sus cascos azules de los altos del Golán, informa Die Presse

El peligro para los 380 soldados austriacos, estacionados desde hace 39 años para vigilar el alto el fuego entre Siria e Israel en el marco de una misión de la ONU que cuenta con alrededor de 1000 soldados, ha alcanzado un "grado inaceptable", afirma el ministro austriaco de Asuntos Exteriores Michael Spindelegger.

La retiradas, que debería llevarse a cabo en dos semanas, podría poner un término definitivo a la misión de la ONU en el Golán, explica el diario. Sin embargo, Israel ha pedido que la misión sea prolongada.