Cover

"Los fondos de la UE no llegan a los gitanos", titula Trow, explicando que la complejidad de las reglas y procedimientos para beneficiarse de las ayudas europeas, impidiendo a los romaníes acudir a estos fondos. Varias ONG y agencias gubernamentales citadas por el diario afirman que una gran parte del presupuesto dedicado a los gitanos desaparece en los bolsillos de políticos locales y de organismos de dudosa credibilidad. También subrayan "la falta de voluntad política en Rumanía para mejorar la condición de vida de los gitanos". Según la ONG Agentia Impreuna, de las más de 300 organizaciones que trabajan con los gitanos, únicamente 20 están activas.