Cover

Para Eleftherotypia, el cierre de la radio televisión pública griega ERT, apenas unas horas después de que el Gobierno lo hubiese anunciado abruptamente el 11 de junio, no es ni más ni menos que “un funeral”. A las once de la noche, los griegos descubrieron de golpe (vea aquí el vídeo de la despedida de los periodistas de la cadena) que, "en un gesto inédito, y no solo para los griegos, el Gobierno cerró de un plumazo el sector audiovisual público", recoge el diario. Al conocer la noticia, numerosos miles de personas se congregaron para manifestarse ante los locales de ERT. Como muestra de solidaridad, las cadenas privadas también dejaron de emitir unas horas.

Según Eleftherotypia:

la oficina del primer ministro tenía en mente esta medida desde hace tiempo, porque pensaba que cerrando el organismo público podría zanjar el despido de 2.000 funcionarios, tal y como imponía la troika. Lo ha hecho enviando a la cola del paro a 2.656 empleados.

Para el diario de Atenas, esta decisión prematura plantea un

enorme problema democrático, que destruye el pluralismo informativo. El pueblo griego tiene derecho y debe tener una televisión pública abierta, imparcial y de calidad.

“Había muchas cosas que no funcionaban en ERT”, reconoce por su parte I Kathimerini:

durante mucho tiempo los sucesivos Gobiernos trataron a la ERT como a la mayoría del sector público, pues consideraban que tenían que mantener una clientela y que disponían de dinero a espuertas. Las 19 radios locales son el testimonio de un descalabro insostenible. […] Pero también había muchas razones para loar a la ERT: continuó produciendo documentales excepcionales, en un momento en que prácticamente nadie lo hacía en Grecia. Sus emisoras difundían música que ninguna otra radiaba.

Con respecto a la forma en que se ha llevado a cabo, el diario económico denuncia que no se ha producido:

ni debate en el Parlamento, ni debate público y tampoco tiene el visto bueno de los socios de la coalición de Nueva Democracia, los Socialistas y la Izquierda Democrática. En su lugar, se aprobó por decreto legislativo. […] Y el portavoz del Gobierno anunció en la televisión que ERT se había convertido en un pozo sin fondo, que devoraba 300 millones de euros al año en lugar de producir buenos programas, consecuencia de la mala gestión y de la ineficiencia. […] ERT es uno de los muchos temas que los partidos querían esconder debajo de la alfombra. ¿Qué mejor momento para cerrar la empresa que cuando la troika [los acreedores] está en Atenas y se plantea qué pasó con la promesa de la coalición de despedir a 2.000 funcionarios antes del verano?

Por su parte, el Gobierno aseguró que el cierre es temporal, porque se creará "tan pronto como sea posible" una "nueva estructura". Eleftherotypia defiende que existe ya un proyecto de ley para crear la NERIT AE (Nueva Radiodifusión, Internet y Televisión Griega), con una plantilla “mucho más modesta”. Los sindicatos más importantes de la función pública y del sector privado han convocado una huelga general de 24 horas el jueves 13 para protestar contra el cierre de ERT.