Cover

“La Lex USA está prácticamente muerta”, escribe Le Temps, al día siguiente de que el Consejo Nacional suizo, la cámara baja del Parlamento, rechazó la revisión de urgencia del acuerdo fiscal con los Estados Unidos por 126 votos en contra frente a 67 a favor.

El acuerdo propuesto por Berna se conoce como “Lex USA” y se concibió para permitir que los bancos proporcionen la información que solicita el fisco estadounidense sin infringir el derecho suizo. Para el editorialista del diario, con su voto el Consejo Nacional

ha dicho no a un ‘diktat’ del extranjero, a las exigencias de una gran potencia segura de su fuerza, y manifesta ante sus vecinos que un Estado, aunque sea tan pequeño como ese, puede resistir. En breve, es un mensaje indirecto enviado a Bruselas, que quiere levantar el veto helvético en materia de intercambio de información fiscal.

El texto volverá el 19 de junio al Consejo de los Estados, la cámara alta del Parlamento, que le había dado su aprobación. Si los senadores se suman al “no” de los diputados, la ley no saldrá adelante. Pero si mantienen su voto, el texto pasará a conciliación, antes de someterse a una votación definitiva el 21 de junio.

Una quincena de bancos suizos están en el punto de mira de la justicia estadounidense por haber aceptado en sus cajas fuertes capitales estadounidenses no declarados. Se enfrentan a multas muy cuantiosas.