“La UE lucha por desvincular bancos y Estados cuando la cumbre toca su fin”, titula Financial Times, que describe cómo el concepto de una unión bancaria europea, que rompería totalmente el vínculo entre los bancos con problemas y los Gobiernos nacionales, se ha hecho añicos ante los “recovecos de la negociación política” y ahora simplemente evoluciona hacia una “atenuación” de dichos lazos.

En vísperas de la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la semana que viene, que se centrará en la política económica, la línea oficial es que la falta de avances en la unión bancaria se debe a cuestiones logísticas, pero el responsable de FT en Bruselas, Peter Spiegel, defiende que:

En privado, muchos representantes reconocen que gran parte del retraso puede atribuirse a la complacencia que se ha asentado dado que los mercados se han calmado, así como a la suave transición hacia la campaña electoral en Alemania, que puede impedir que se tomen decisiones importantes hasta que pase la cita con las urnas en septiembre.