Cover

Los ministros de Economía de la zona euro y la directora del FMI, Christine Lagarde, se reúnen en Bruselas el 8 de julio para decidir sobre la concesión o no de un nuevo paquete de ayuda por 8.000 millones de euros a Atenas, de los que los europeos contribuirán con 6.300 millones.

Su decisión depende de un acuerdo entre los representantes de la troika (U-BCE-FMI) y el Gobierno griego, que todavía está negociándose, explica Eleftherotypia. Para ello, Grecia debe comprometerse a suprimir 4.000 empleos públicos de aquí a finales de año y a trasladar a 25.000 funcionarios.

Pero el ministro a cargo de la reforma de la Administración pública pide más tiempo para proceder a los recortes necesarios. A falta de acuerdo, el desbloqueo de un nuevo paquete de ayuda podría ser retrasado hasta septiembre.