La Política Agrícola Común (PAC) será, de cara al 2020, “más ecológica, más equitativa, más eficiente y más eficaz”, asegura el comisario Dacian Ciolos, quien el pasado 18 de noviembre presentó sus propuestas de reforma. “He aquí el eslogan”, comenta el diarioLibération. En la práctica, el texto propone ante todo una redistribución de las ayudas en favor de los pequeños agricultores, de los nuevos Estados miembros y de una agricultura más verde “sin dudar en preconizar un límite para las ayudas directas a los agricultores, medida desacreditada por París y Berlín”. El rotativo galo estima igualmente que este proyecto sería, por tanto, “invitar a una pormenorización bastante ambiciosa” para devolver la legitimidad a una política que representa alrededor del 40% del presupuesto de la UE.

Dacian Ciolos no propone “ni la opción radical, que consiste en abandonar progresivamente la ayuda a los ingresos de los agricultores para privilegiar únicamente a los objetivos medioambientales, ni una reforma mínima encaminada a corregir simplemente las disparidades y a garantizar una mayor equidad en el reparto de las ayudas directas entre los Estados y los agricultores”, constata Le Monde. La nueva PAC no será pues “ni un statu quo, como sueñan los dos grandes beneficiarios de la actual PAC, Francia y Alemania, ni una disminución drástica de las ayudas, como reclama Gran Bretaña”, concluye Les Echos.