Cover

“¿Muertos por las retrocomisiones?” se pregunta L’Humanité a propósito del nuevo “asunto de Estado” francés. Ocho años después de un atentado que mató a once ingenieros franceses de la Dirección de Construcciones Navales (DCN) en Pakistán, el 8 de mayo de 2002, la investigación se orienta hacia la tesis defendida desde hace largo tiempo por las familias de las víctimas. La explosión tendría que ver con “la eventual existencia de retrocomisiones [una práctica ilegal que consiste en que el vendedor ofrece más comisión de la necesaria a los intermediarios para luego recuperar en beneficio propio una parte de la suma] ligadas a la venta de submarinos a Pakistán, las cuales irían destinadas a la financiación de la campaña presidencial de Edouard Balladur [rival de Jacques Chirac en las elecciones presidenciales de1995] y cuyo portavoz era Nicolas Sarkozy”, escribe el periódico comunista. Según las familias, la causa del atentado de Karachi sería la orden del Elíseo de bloquear el pago de las sumas prometidas, decisión tomada por Chirac tras ganar las elecciones.