Cover

Tras un largo periodo de dudas, los ministros de Asuntos Exteriores de los Veintiocho decidieron el 22 de julio incorporar la facción armada de Hezbolá a la lista de organizaciones terroristas de la Unión Europea.

Que Hezbolá esté “proscrita”, explica Die Welt, se traduce en la congelación de las cuentas que la organización chií libanesa tiene en la UE y en que sus representantes tienen prohibida la entrada en Europa.

Estas medidas, que en parte ha sido motivadas por un atentado contra turistas israelíes cometido en Bulgaria en julio de 2012 por un miembro de Hezbolá, no se aplican al movimiento en su conjunto. La UE tiene que identificar quién es miembro del brazo armado y quién pertenece al partido, que cuenta con representación en el Parlamento libanés.