Cover

En Nápoles "todo sigue como hace dos años", titula La Stampa, citando al jefe de inspectores enviados por la Comisión Europea con el fin de comprobar que Italia ha aplicado la directiva europea sobre el tratamiento de residuos y el fallo del Tribunal de Justicia Europea en el que se condena su gestión de la eterna crisis de las basuras. De la opinión de los inspectores depende entre otros aspectos la concesión de la UE de 158 millones de euros destinados a la construcción de nuevas instalaciones incineradoras. Actualmente, más de 2.500 toneladas de residuos obstruyen las calles de Nápoles, ante lo cual el gobierno parece incapaz de reaccionar. "Oír decir a los representantes de la UE que en Campania [la región de Nápoles] estamos cerca del año cero es un golpe que duele mucho más porque procede del extranjero",constata con disgusto Il Sole 24 Ore.