Los servicios secretos de varios países europeos coinciden: distintos grupos ligados con Al Qaeda y combatientes en Siria se han fusionado entre ellos y han comenzado a actuar como un “solo ejército”, escribe El Mundo.

Según el diario, que ha tenido acceso a los “documentos secretos de la Inteligencia europea”.

La percepción entre los servicios secretos de Europa es que el peligro que presentan estos grupos armados recién unificados en Siria se puede hacer extensivo a otros países. […] En estos documentos se habla de un ejército que tiene intención de extender el conflicto fuera de las fronteras sirias. Y se cita expresamente Palestina, Irak, Chechenia, Cáucaso, Afganistán... Pero el gran temor es Europa. Se alerta del peligro de que los terroristas más radicales cambien de continente y decidan centrar su mirada y sus actuaciones en Europa.

Bautizado como “Ejército de Emigrantes y Ayudantes”, este grupo actúa actualmente en la región de Alepo. Estaría compuesto de un millar de yihadistas provenientes del Cáucaso del norte, de África y de Asia, pero también de Europa del norte. A su cabeza, se encuentra el comandante checheno Abu Omar al-Chichani.