Cover

El Tribunal de Silivri, cerca de Estambul, ha condenado a 19 personas, entre los cuales están el antiguo jefe de Estado Mayor Ilker Basbug y el periodista Tuncay Ozkan, a cadena perpetua por su actuación en el caso Ergenekon. Se trata, según el poder, de un complot nacionalista con objeto de derribar al Gobierno islámico-conservador de Recep Tayyip Erdogan, a través de los atentados y operaciones de propaganda durante la pasada década.

El diario Hürriyet lo califica como “uno de los más importantes procesos judiciales de la historia de Turquía”, el Tribunal ha condenado también a tres diputados del Partido Republicano del Pueblo (oposición), a penas de entre 12 y 35 años de prisión. En el juicio se han pronunciado decenas de condenas de prisión y ha habido 21 absoluciones. En total, 275 personas se sentaron en el banco de los acusados.

El periódico hace un llamamiento a la « sangre fría y al respeto de la justicia”, tras las protestas que han tenido lugar ante la cárcel de Silivri. Aún defendiendo la legitimidad del proceso “aprobado en 2011 por la Corte Europea de Derechos Humanos”, el diario tiene serias dudas en cuanto a las pruebas sobre la culpabilidad de varios condenados, que nunca ha sido suficientemente probada.