Cover

Brasil, Rusia, India y China sufren la ralentización de su actividad económica y las empresas europeas podrían pagar el precio, advierte Berlingske.

“Si la ralentización económica se agudiza, podría perjudicar a las exportaciones y costar la pérdida de empleos”, estima el periódico, que cita a Allan von Mehren, del Danske Bank:

Se ha invertido demasiado en estos países, ya que las expectativas de su crecimiento eran demasiado grandes. Hoy, el dinero está saliendo de allí.