Cover

El 23 de agosto hará un siglo que la escultura que representa a la heroína del cuento de Hans Christian Andersen mira al horizonte desde el puerto de Copenhague.

En esta ocasión, Politiken critica la estatua más popular de Dinamarca, no tanto por lo que encarna, sino como obra de arte en sí misma.

Conclusión, teniendo en cuenta la época en que se concibió:

se trata de una escultura netamente conservadora, que no representa nada más que lo que se ve.

Una simplicidad que es probablemente la clave de su éxito, señala el diario.