El “viraje energético” emprendido por Alemania en el año 2000 podría suponer un aumento del coste de la electricidad de un 20% para los particulares en 2014. El Süddeutsche Zeitung manifiesta así su preocupación la víspera de que se presente un informe de la Comisión Federal de Monopolios que se centra en el tránsito hacia las energías renovables. El diario calcula que el aumento supondrá unos 40 euros al año para los hogares, y eso a pesar de que “el precio de la electricidad en Bolsa no ha sido tan bajo desde hace mucho tiempo”.

Esta paradoja se explica por la parte de la factura que se dedica a financiar el “viraje energético”. Tal y como desarrolla el diario, “la gran oferta de energía hace bajar su precio en Bolsa”. Pero como los operadores deben pagar a los productores un precio fijo por la energía verde que compran, repercuten sobre sus clientes la diferencia entre dicho precio fijo y el precio de mercado [para no perder dinero]: “cuanto más baja el coste de la electricidad, más aumenta esta retención a los consumidores”.

Un modelo “absurdo” en opinión del Süddeutsche Zeitung y que cada vez encuentra más oposición en Alemania. De hecho, Der Spiegel dedica esta semana un especial al “Espectro de la energía”, que amenaza con poner en peligro la política de cambio energético. Hasta tal punto que la canciller Angela Merkel anunció una reforma de la ley de 2000 tras las elecciones del 22 de septiembre y su adversario socialdemócrata Peer Steinbrück calificó su gestión de “desastrosa”, recuerda Der Spiegel.